You are here

Nuevas tecnologías en montacargas

Existen trabajos que se están descuidando en la vida de Occidente, en realidad es difícil conocer artífices que manejen el lodo, el mineral o incluso la corteza que reviste al alcornoque sin incorporar otros ingredientes que pueden variar su estructura congénita.

Vamos a indagar sobre la capacidad de emplear el fango con objeto de hacer collares que tienen detalles increíbles. Además con la cerámica descubrimos el nivel de formación de un pueblo con elevadores, sus recursos económicos, su clase y por supuesto las relaciones comerciales que tiene con otros países.

El fango es un compuesto inorgánico y sus cualidades son la solidez asi como su aguante frente a el calor, la brisa o el h2 o. Los antiguos habitantes de este planeta no ignoraban sus cualidades y manejaban la greda con el propósito de fabricar los cántaros. Y además el barro de ningún modo transmite la corriente además de que no se altera al estar en contacto con agentes químicos.

La orfebrería consiste en modelar y hornear la marga decorando posteriormente el florero.

En el norte de áfrica hoy día conservan procedimientos manuales. Primeramente combinan el barro con h2 o y después moldean la pieza que desean. La ornamentación de la cerámica del Rif combina la caligrafía sudanesa con motivos naturales y también elementos armoniosos manteniendo la sobriedad. En las fábricas de Libia aún se emplea el fango con mucha humedad y posteriormente se pone al sol dos días. Después de haber estado al sol se descompone en trozos pequeños que se sumergen en agua y luego se alisa la masa.

Al hacer los collares, los alfareros desvelan su capacidad e ingenio. Estas creaciones se introducen después en el horno con objeto de que se consoliden. Se utilizan hornos de distintas formas, en Rabat suelen ser en forma de cono y se componen de 2 partes, la zona que quema el comburente y además la cámara donde se meten los floreros. Dentro de dicha cámara se suelen amontonar las vasijas durante seis horas llegando a alcanzar los novecientos cincuenta grados, deben meter las cazuelas con precaución ya que deben secarse por todas partes.

El barniz y el colorido van a ser fundamentales para descubrir de que lugar es la olla, porque vemos hábitos establecidos que permanecen con los años y naturalmente marcan la diferencia entre la cerámica de un lugar y de otro.

En tripolí después de caldearse la vasija se le da un esmalte blanquecino y a continuación se barniza con amarillento o incluso azul y se mete en el horno de nuevo.

Las administraciones públicas debemos de fomentar esta profesion con el fin de que siga adelante ya que es un oficio muy antiguo y naturalmente se valora mucho a día de hoy.

Los hombres y las mujeres quieren comprar regalos sorprendentes y por supuesto una buena opción será personificar una pieza de cerámica con los coloridos que queramos y también ponerle algún letrero.

Comparte este post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies